PROLIFERAN ANEXOS IRREGULARES

Milagros Tadeo/León, Gto.- El representante de la asociación de los Centros de Rehabilitación Unidos del Bajío (CRUB), Nicolás Pérez Ponce, denunció que la falta de interés por parte de la Secretaría de Salud de Guanajuato ha provocado la proliferación de anexos irregulares que representan un riesgo para la vida de las personas que son internadas en ellos.

Detalló que en León hay 250 anexos, de los cuales, por lo menos el 80% operan en la irregularidad o clandestinidad, convirtiéndose en puntos vulnerables para el reclutamiento forzado por parte de los grupos delictivos.  

Al señalar que la situación es grave detalló que tan solo en la zona Centro de León operan más de 61 establecimientos, de los cuales, solamente 25 trabajan de acuerdo a los lineamientos de salud y de la ley.  

Indicó que es evidente que los anexos irregulares se han convertido en centros con un alto riesgo para quienes son internados en ellos, recordando las matanzas y el levantamiento de personas.

 “Ahorita todo esto se soltó por las matanzas y los ataques a los centros, pero sino tenga por seguro que ni nos hubieran visto. Yo tengo más de 15 años trabajando en esto. De un año para acá empezaron a exigir el uso de suelo, pero hace 14 años no pedían nada de eso. Piensan que con el uso de suelo los tendrán identificados”, dijo.

“Esto va a empeorar. Nosotros tenemos tres años que estamos advirtiendo de que la situación se saldrá de control”, dijo que se han tenido que perder vidas para que la autoridad ponga atención”, agregó.

Señaló que la Secretaría de Salud no cuenta con el personal necesario para inspeccionar los anexos, razón por la cual, se han ofrecido a sumarse en ese trabajo pero siempre reciben una negativa a pesar de que está en riesgo la vida y la seguridad de las personas.

Pérez Ponce indicó que “de poco sirve que el gobierno busque regularizar a los anexos por medio del uso de suelo, si incumplen en más normas de salud” y mucho más, cuando no hay inspecciones a los centros de rehabilitación.

 “El problema no para ahí, porque hay personas que cumplen con sus permisos, pero de qué sirve si donde está lo podrido es en los encargados y los dueños. Y se tiene que analizar porque abren estos lugares (...) en realidad no tienen bien estipulados el número de centros que hay, porque lamentablemente no hay interés por el tema de las adiciones y no lo tiene ubicado, ni de Secretaría de Salud, ni de Desarrollo Urbano”.

Finalmente, el representante de la asociación de los Centros de Rehabilitación Unidos del Bajío comentó que en León está sufriendo lo que se vivió Irapuato hace algunos años, pues la disputa de los grupos delictivos ha generado el reclutamiento de jóvenes en los anexos, de ahí que volvió, a urgir a la Secretaría de Salud para que intervenga. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *