LA HUELLA DE CHINA EN ÁFRICA: “EL NUEVO COLONIALISMO”

ENCUENTRO CON GOROSITO…

En la reunión del Foro de Cooperación China-África, realizada en Beijing, el líder chino Xi Jinping, anuncio 60 mil millones de dólares de financiación para proyectos es países de ese continente; el perdón a la deuda a algunos países en situación económica complicada y el crecimiento de las importaciones desde esas tierras al gigante asiático.

Actualmente el intercambio comercial entre ambos es de 170 mil millones de dólares y hay unas 10 mil empresas chinas ubicadas allí, África es el continente emblemático de la creciente influencia de las políticas de Beijing en el mundo. No olvidemos que la primera base militar china en el exterior, está en Yubuti, país ubicado en el Cuerno de África.

Su relación con los países africanos ha sido tejida con gran maestría, incluye cooperación para el desarrollo, construcción de infraestructura (puentes, puertos, aeropuertos, líneas de tren, carreteras) y la creación de parques industriales. Su política hacia la región es un avance en el proyecto denominado Nueva Ruta de la Seda, un enorme plan de infraestructuras con el objetivo de mejorar su acceso a los diferentes mercados del planeta, aumentando su influencia.

El gran objetivo es que su apoyo y logros en África, sirvan como ejemplo de que el modelo de cooperación exterior de Beijing es exitoso. El Foro se realiza cada 3 años y en esta ocasión participaron los líderes de 53 países africanos. También ha habido ciertas acusaciones contra esta política china de créditos a Estados africanos, según denuncias existentes, algunas naciones tendrían ciertos problemas para el pago de los créditos y esto podría minar su soberanía nacional.

De ahí que el ministro de Malasia, Mahathir Mohamed, advirtió sobre una “nueva forma de colonialismo”, antes de cancelar proyectos de china en su país por 22 mil millones de dólares. Ante esta hipótesis, la estadounidense China Africa Research Initiative, sostiene que la deuda contraída con China es un factor de riesgo hoy para tres países africano: Congo, Zambia y Yubuti.

Si bien en su discurso inaugural Xi Jinpig dijo: “La inversión de China en África no viene con condiciones políticas, y o interferiremos en la política interior de los países ni exigiremos demandas que la gente piense que son difíciles de cumplir”. Incluso sostuvo que las inversiones no deberían destinarse a “proyectos superfluos”, para “reducir el riesgo de las inversiones”.

No sólo el Gobierno chino será el gran inversor, este alentará a las empresas de su país a invertir 10 mil millones de dólares en el próximo trienio. Según XI: “la cooperación China- África debe proporcionar a los respectivos pueblos beneficios tangibles y logros que puedan verse y notarse”.

Hubo en el Foro defensores del proyecto chino como el sudafricano, Cyril Ramaphosa que declaró: “Esta cumbre rechaza la opinión según la cual se está instalando un neocolonialismo en África, como algunos nos quieren hacer creer”.

El actual presidente de la Unión Africana, el mandatario ruandés, Paul Kagame, también apoya la política de China en su continente: “El compromiso de China en África ha supuesto una profunda transformación internamente y también para la posición global de nuestro continente”.

Otra área que se da la colaboración y tiene preocupada a potencias occidentales es la militar. Xi prometió ayuda para la defensa africana: “Aportaremos ayuda a la Unión Africana, apoyaremos a los países de la región del Sahel y los golfos de Adén y Guinea para que mantengan la seguridad y combatan el terrorismo en esas áreas”.

En su discurso Xi Jinping afirmó: “En la cooperación, China persevera en la sinceridad, la amistad y el trato en pie de igualdad. Los más de 1300 millones de chinos siempre comparten con los más de 1200 millones de africanos el mismo aliento y el mismo destino. Siempre respetado, amando y apoyando a África, China persevera en las cinco abstinencias:

  • No intervenir a los países africanos en su exploración de caminos de desarrollo acordes con sus condiciones nacionales; 2) no intervenir en los asuntos internos de África; 3) no imponerles su propia voluntad, 4) no añadir ninguna condición política a las asistencias para África y 5) no procurar intereses egoístas políticas en las inversiones y la financiación para el continente. China espera que todos los países puedan observar esas cinco abstinencias al tratar los asuntos relacionados con África. China siempre es un inseparable amigo, íntimo hermano de África. ¡Nadie puede socavar la gran unidad entre el pueblo chino y los africanos!

¡Hasta el próximo encuentro…!

                                                               Dr.(c) Washington Daniel Gorosito Pérez

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *