TRABAJAR CON Y NO CONTRA LA NATURALEZA: PNUD

ENCUENTRO CON GOROSITO…

En el Informe sobre Desarrollo Humano que presentó el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), se da a conocer a los líderes mundiales una cruda realidad: o toman medidas contundentes para reducir la inmensa presión que estamos ejerciendo los seres humanos sobre el medio ambiente y el mundo natural o el progreso de la humanidad se detendrá.

A su vez y producto de esta situación, el nuevo Informe introduce una variante experimental del Índice de Desarrollo Humano (IDH), al ajustar el IDH, que mide la salud, la educación y el nivel de vida de los países para incorporar otros dos elementos: las emisiones de dióxido de carbono y la huella material de los países.

El nuevo Índice de Desarrollo Humano, ilustra la transformación que podría darse en el ámbito del desarrollo si tanto el bienestar de las personas como la integridad del planeta fueran consideradas de manera conjunta como piedras angulares de la nueva definición del progreso humano.

Sobre el documento, el primer ministro de Suecia, Stefan Lövfen, país anfitrión del lanzamiento, externó: “El Informe sobre Desarrollo Humano es un producto importante de Naciones Unidas. En una época en que es necesario actuar, la nueva generación de Informes sobre Desarrollo Humano, con especial énfasis en las cuestiones más críticas de nuestra época, como el cambio climático y las desigualdades, nos ayuda a orientar nuestros esfuerzos para avanzar hacia el futuro que deseamos”.

Las nuevas estimaciones prevén que para el año 2100 los países más pobres del mundo podrían experimentar hasta 100 días anuales de clima extremo debido al cambio climático que podrían rebajarse a la mitad de implementarse plenamente el Acuerdo de París.

A su vez las medidas relacionadas con la reforestación y la mejora del cuidado de los bosques podrán cubrir por sí solos, aproximadamente, la cuarta parte de las acciones necesarias antes del 2030 para evitar un aumento global de temperaturas de 2º C respecto a niveles preindustriales.

Para Pedro Conceicao, director de la Oficina del Informe sobre Desarrollo Humano del PNUD, la manera en que las presiones que se ejercen sobre el planeta impacta y condiciona la vida de las personas, está ligada al funcionamiento de las sociedades y en este momento, profundas fracturas  sociales están poniendo a las personas y al planeta en riesgo de colisión.

El informe muestra que las desigualdades entre países y dentro de ellos, con sus profundas raíces en el colonialismo y el racismo, derivan en que las personas que más tienen capturan los beneficios de la naturaleza y exportan los costos. Esto ahoga las oportunidades para las personas que tienen menos y limita drásticamente su capacidad de actuar ante esta situación.

Además según el documento, en muchos casos la discriminación de origen étnico provoca graves consecuencias en las comunidades y las deja expuestas a importantes riesgos ambientales, como la presencia de residuos tóxicos o una contaminación excesiva, una tendencia que se ve reproducida en zonas urbanas en distintos continentes.

El Informe plantea que para aliviar las presiones planetarias de forma que todas las personas puedan prosperar en esta nueva era (El Antropoceno- ser humano), es preciso desmantelar los enormes desequilibrios de poder y de oportunidades que obstaculizan las transformaciones necesarias.

Por lo tanto la próxima frontera del Desarrollo Humano exigirá trabajar CON y no CONTRA la naturaleza, al mismo tiempo que transformar las normas sociales, los valores y los incentivos gubernamentales y financieros.

¡Hasta el próximo encuentro…!

                                                             Dr.(c). Washington Daniel Gorosito Pérez

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *