CURTIDORES CONTAMINAN ARROYOS Y RÍOS, DENUNCIAN ANTE SAPAL

Carlos García/León, Gto.-  Con la complicidad del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de León (SAPAL), empresas curtidoras vierten ilegalmente agua contaminada al Arroyo de Las Mulas que llega al Río Turbio y termina en el Lago de Chapala, denunció la agrupación Acción Colectiva.

El abogado, Gustavo Lozano, informó que pusieron una denuncia ante SAPAL contra las empresas curtidoras ubicadas en los fraccionamientos industriales San Crispín, Santa Crocce, San Jorge, Pamplona y Arroyo Hondo por seis descardas clandestinas.

El agua contaminada es vertida al Arroyo de Las Mulas que afluye al Arroyo Hondo y que a su vez contamina el Río Turbio, el Río Lerma y termina en el Lago de Chapala, explicó el activista.

El Reglamento de Servicios de Agua Potable, Alcantarillado y Tratamiento de León prohíbe las descargas de aguas residuales no domésticas, sin el debido tratamiento y SAPAL no aplica la norma, explicó.

Afuera de las instalaciones de SAPAL, después de poner la denuncia, Gustavo Lozano dijo que además las empresas curtidores entregan agua muy contaminada al Módulo de Desbaste y a la Planta de Tratamiento, situación que impide su saneamiento.

Anunció que ante la complicidad y negligencia de SAPAL, denunciarán a esta paramunicipal ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y ante la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

A pesar de que el agua residual no es saneada, el SAPAL cobra a los ciudadanos el servicio, por esta razón también será denunciado ante la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), adelantó.

Planta dañada

La empresa ECOSYS III alertó que, desde el 2014 y 2015, la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales Municipal (PTAR) y al Módulo de Desbaste (MD) están recibiendo “aguas residuales de calidades diferentes a las acordadas, integrándose en éstas, arenas, basura, recortes de cuero, sales, sulfuros, amoniaco, cromo, cal, pelambres y grasas, que han perjudicado el equipo mecánico, eléctrico y de proceso de la infraestructura de tratamiento, incluyéndose al propio colector que conduce las aguas residuales”.

A través de un comunicado, esta empresa, que opera la PTAR y el MD, ventiló que la infraestructura esta dañada por la “calidad del agua cruda” que recibe porque “los volúmenes procesados eran distintos a las capacidades de diseño en ambas plantas”.

“La omisión de SAPAL, tanto del cumplimiento de sus obligaciones de vigilancia de las descargas industriales, principalmente provenientes de la industria de la curtiduría, así como a la falta de corrección de la calidad del efluente ha afectado gravemente el servicio público de saneamiento, provocando, en consecuencia, daños a terceros y al ambiente”, precisó.

El Sistema de Agua Potable anunció que no renovará la concesión -que termina el 22 de septiembre- a ECOSYS III para la operación de la Planta de Tratamiento y el Módulo de Desbaste.

“Los esfuerzos de reconversión de la planta y el módulo de desbate, están considerados dentro de un proyecto de saneamiento integral, para optimizar el tratamiento de aguas residuales en León en los próximos 18 meses, con una inversión superior a los mil 500 millones de pesos, a fin de mitigar el estrés hídrico que atraviesa la ciudad”, anunció el SAPAL.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *