CORROMPIERON “FACTURERAS” AL SAT: PROCURADOR FISCAL

Carlos García/León, Gto.- Las organizaciones  “factureras” se infiltraron en el Sistema de Administración Tributaria (SAT) porque en un mismo domicilio había redes de hasta 600 empresas “fantasmas” y el fisco no se daba cuenta, reveló el procurador Fiscal de la Federación, Carlos Romero Aranda, durante el Foro Industrial del Bajío, organizado por Concamin.

Ante empresarios del estado de Guanajuato, el funcionario federal reconoció que el SAT había sido infiltrado y que han estimado el fraude fiscal en 500 mil millones de pesos, dinero que podría servir para construir 100 hospitales.

Hay casos que hasta 600 empresas tienen el mismo domicilio fiscal, en covachas, en terrenos baldíos, donde los accionistas son albañiles, afanadoras o personas que no tienen capacidad económica, comentó.

“Tenemos un problema, es que nos infiltraron, las organizaciones criminales infiltraron al SAT, las factureras se movían desde adentro, sabías como estaban, hay redes criminales donde tenemos hasta 500, 600 empresas que integran una red, el mismo domicilio, los mismos accionistas”, reveló ante los empresarios locales.

Añadió que habla de empresas con testaferros, con cientos de cuentas bancarias y RFC’s y “¿el fisco no se daba cuenta?, nos infiltraron, esos son los problemas a los que nos hemos enfrentado”.

La reforma penal aprobada por el Congreso de la Unión, que tipifica como crimen organizado la venta y compra de facturas superiores a los 7.8 millones de pesos, es una herramienta para combatir el fraude fiscal, señaló.

En entrevista, precisó que han sido despedidos muchos funcionarios y que hay investigaciones en curso por este tema.

La reforma penal permitirá perseguir los delitos fiscales básicos y aporta elementos para combatir aquellos que son una amenaza a la seguridad nacional, sostuvo ante los agremiados de Concamin.

Añadió que la reforma no está dirigida a los empresarios que cumplen con sus obligaciones fiscales, va enfocada a las organizaciones criminales que viven de vender facturas y defraudar al fisco.

“Únicamente los delincuentes fiscales peligrosos ameritaran prisión preventiva, existen filtros legales que impiden el uso ilegal de las herramientas contra los delincuentes fiscales”, expuso Romero Aranda.

Prometió que en el primer trimestre del 2020, la Procuraduría Fiscal tendrá los primeros resultados contra las factureras, que además lavan dinero del narco y del recurso que es desviado del presupuesto público.

“Cumplir con sus obligaciones fiscales, el no comprar facturas para bajar los impuestos, esa es la recomendación”, expuso el funcionario a los hombres de negocios,

La pena para quien venda facturas es de 16 años de prisión y de nueve años a quien las compre, detalló.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *