ALERTA ONU SOBRE 5 RIESGOS GLOBALES PARA UN FUTURO DE PAZ

ENCUENTRO CON GOROSITO…

El diplomático portugués, António Guterres, quien funge como Secretario General de la Organización de Naciones unidas (ONU), en su discurso en el Foro de la Paz de París realizado a inicios de esta semana, sostuvo que la correlación de fuerzas en el mundo actual es impredecible y las relaciones entre las grandes potencias son hoy más disfuncionales que nunca.

Para Guterres lo anterior tiene “consecuencias lamentables” en el Consejo de Seguridad de la ONU que a menudo queda paralizado. Cuando este órgano fundamental actúa, hay interferencias externas que dificultan la implementación de las resoluciones y citó como ejemplo el caso del embargo de armas al país africano de Libia: “Nadie lo respeta y ni siquiera intentamos ocultarlo”.

Recordemos que el Foro de París se celebró por primera vez el año pasado y tiene como objetivo generar una discusión sobre los problemas globales y plantear posibles soluciones. Veamos los temas tratados en la agenda del Foro: paz y seguridad; desarrollo y medio ambiente; nuevas tecnologías; economía incluyente; cultura y educación. El Foro es también una plataforma para impulsar soluciones de gobernanza y brindar apoyo a los proyectos concretos de carácter normativo o de construcción de capacidades.

En esta edición participaron más de 6000 personas de la iniciativa público- privada, integrada por Estados, ONG, empresas, fundaciones, organizaciones filantrópicas, grupos religiosos, agrupaciones comerciales, universidades, centros de estudio e investigación y representantes de la sociedad civil.

Específicamente con referencia al tema del Foro, el líder de la ONU se refirió a la propagación de las tensiones internas o regionales y a la creciente interdependencia de los conflictos, así como a una nueva forma de terrorismo global. Estas y otras amenazas como la proliferación nuclear, hacen más indispensable que nunca la prevención, “algo que sólo se puede lograr dentro de un orden de multilateralismo.

Guterres afirmó que el modelo se está fracturando y el status quo es inestable. De ahí que clasificó en cinco grandes riesgos globales la problemática que enfrenta el mundo para lograr el objetivo de un futuro de paz y desarrollo sostenible e incluyente. El primero es la fractura económica, tecnológica y geoestratégica. Para evitarla Europa se debe mantener firme y unida como un pilar del orden multilateral basado en el estado de derecho y el respeto a los derechos humanos.

El segundo foco de riesgo es la fisura del contrato social que ha dado lugar a una ola de manifestaciones en todo el mundo. Vemos los efectos negativos de la globalización asociada a los progresos tecnológicos que acrecienta las desigualdades en las sociedades. La respuesta a este malestar de la población es generar un nuevo contrato social que sea inclusivo e igualitario.

El tercer gran riesgo es la pérdida de solidaridad, un terreno en que las personas más frágiles, minorías, refugiados, mujeres y niños, son las primeras víctimas. El miedo a lo extranjero se utiliza con fines políticos. La intolerancia y el odio se hacen banales. Este fenómeno es resultado de los discursos populistas y llamó a no aceptar el racismo, la xenofobia o la discriminación. “Tendamos la mano, la diversidad no es una amenaza es una riqueza”.

El cuarto punto grave es el cambio climático. Su mitigación es una carrera contra el reloj de la cual depende la supervivencia de nuestras civilizaciones. Los desastres y fenómenos extremos relacionados con el clima, registrados hasta ahora no son más que el comienzo. La  lista de riesgos, se completa con la fisura tecnológica, si bien el progreso tiene un potencial fantástico, también acelera las desigualdades.

Como ejemplo citó la desaparición de sectores enteros del mercado del trabajo y aunque surgen nuevas oportunidades, los empleos creados no subsanan los perdidos y generan exclusión. Para contrarrestar este fenómeno se deben diseñar estrategias educativas de largo plazo que integren el aprendizaje de nuevas tecnologías a lo largo de la vida de las personas. No se trata sólo de instruir, sino de enseñar a aprender. Todo esto incluyendo los mecanismos innovadores de protección social para no dejar de lado a nadie.

Si analizamos objetivamente cada uno de estos riesgos en nuestra América Latina, podemos concluir que cada vez estamos más lejos del logro de una paz social con desarrollo sostenible e incluyente para nuestros países.

   ¡Hasta el próximo encuentro…!

                                                            Dr.(c) Washington Daniel Gorosito Pérez

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *