VIVEN 14 MILLONES DE POBRES EN GRAN BRETAÑA

ENCUENTRO CON GOROSITO…

El relator especial de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre Pobreza Extrema y Derechos Humanos, Philip Alson, realizó una visita oficial al Reino Unido a fines del año pasado. Hace unos días se presentó el informe final de la misma y afirma que en el Reino Unido hay 14 millones de personas que viven en la pobreza.

El diplomático australiano cuestiona como en la quinta nación más rica del mundo es posible que el 20% de su población viva en algún grado de pobreza. De esta cifra, 4 millones están más del 50% por debajo de la línea de pobreza, y un millón y medio vive en la indigencia sin “no poder pagar lo esencial”. Esto ha sido resultado de un “proyecto ideológico diseñado para cambiar de forma radical la relación entre el Gobierno y la ciudadanía”. Lo anterior según el experto ha provocado el descenso de los niveles de bienestar en un breve lapso de tiempo.

Para Alston las consecuencias “del experimento de la austeridad” son diáfanas y el documento predice que dentro de tres años (2022), alrededor del 40% de los niños del Reino Unido vivirán en condiciones de pobreza. “Hay 14 millones de personas que viven en la pobreza, los niveles de hambre y de gente en situación de calle, hace que se presente una esperanza de vida cada vez menor para algunos grupos, menos servicios comunitarios y una gran reducción de normativas, en tanto que el acceso a los tribunales para los grupos de bajos ingresos se ha visto drásticamente reducido por los recortes de la asistencia jurídica”.

El cambio radical en la “toma de decisiones políticas” ha provocado el descenso de los niveles de bienestar, en muy poco tiempo, pese a disponer de un amplio abanico de opciones. El relator especial denuncia que el mantra gubernamental de “trabajo ante que bienestar” transmite el mensaje que las personas puedan pedir “donativos” pero que el Estado no ofrecerá la red de seguridad social básica “a lo que se comprometieron todos los partidos políticos desde el año 1945”.

La frase de que “hay más gente empleada que nunca”, omite que en un par de años, el 16% de las personas mayores de 65 años vivirá en la pobreza relativa; y millones de empleados dependen de diversas formas de donativos para sobrellevar esta situación. De ahí que Alston destaca que pese a los avances del fin del periodo de austeridad, continúa una “enorme desinversión” del sistema de seguridad social, y que los cambios recientes no son más que “una simple apariencia” que tiene como objetivo disminuir las consecuencias políticas.

“La situación exige un nuevo enfoque que incluya la compasión histórica y ponga las demandas sociales y la seguridad económica en primer plano”.

Recordemos que la Primera Ministro británica Theresa May, anunció su renuncia al cargo para el 7 de Junio, tras fracasar en reiteradas ocasiones en las negociaciones de la salida del Brexit. Para Alston la salida del Reino Unido de la Unión Europea, “es probable que tenga un importante efecto negativo en la economía” de los grupos de personas más vulnerables del Reino Unido.

La conclusión del informe de Alston, sostiene a que pese a ser un país que dispone de amplios recursos, los continuos y generalizados recortes del gasto social, “equivalen a medidas regresivas en clara violación de las obligaciones del Reino Unido en materia de Derechos Humanos”. Sentencia el informe que “es injusto y contrario a los valores británicos que tantas personas vivan en la pobreza”.

Indudablemente la pobreza vulnera las aspiraciones más básicas del ser humano, es necesario que el Reino Unido priorice políticas públicas orientadas a tener presente no sólo las necesidades básicas, sino que conceptualicen las persona en el sentido de dignidad y pertenencia como individuos a una sociedad. Y se debe reflexionar que la pobreza es una injusticia éticamente inadmisible.

¡Hasta el próximo encuentro...!

 Dr(c).Washington Daniel Gorosito Pérez

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *