DESPIDO DE FUNCIONARIA DE JAPAMI FUE “LEGAL Y HUMANO”: GOBIERNO DE IRAPUATO

Carlos García/Irapuato, Gto.-El despido de la secretaria en la Junta de Agua Potable y Alcantarillado de Irapuato (JAPAMI) Rosy G. Ponce  fue “legal y humano” y se justifica porque no respetó el mobiliario urbano al  tomarse una fotografía en una fuente pública, afirmó el gobierno panista de Irapuato.

La funcionaria fue dada de baja “por no respetar el mobiliario urbano e infringir las normas que rigen a todo servidor público”, justificó.

“Todo empleado o empleada del municipio debe tener una conducta apegada a los valores que sigue la Administración Pública Municipal estipulados en el Código de Ética de los Servidores Públicos del Municipio de Irapuato”, sostiene en un comunicado.

La administración encabezada por el alcalde, Ricardo Ortiz Gutiérrez, sostuvo que implementaron un modelo de Cultura Cívica que promueve el respeto, el orden y la convivencia.

“En congruencia, no podemos permitir a los trabajadores incurrir en faltas o conductas que buscamos erradicar”, señaló el gobierno local.

El despido de Rosy Ponce fue considerada por algunas personas como “drástica”, pero representa un exhorto para que los servidores públicos y la población respeten el entorno, refirió.

“La medida se tomó en estricto apego legal y humano, pues nunca faltamos a los derechos ni a la dignidad de Rosy.  Lamentamos las críticas y ofensas vertidas en redes sociales hacía su persona e insistimos que, para nosotros, el tema se centra en una falta administrativa de un servidor público”, remata.

La postura

Rosy G. Ponce trabajaba era secretaria en la Junta de Agua Potable y Alcantarillado de Irapuato (JAPAMI), pero fue despedida por tomarse una fotografía en una fuente de la plaza principal como parte del Día Nacional del Pole Dance Urbano.

La ex funcionaria asegura que es víctima de una linchamiento social y gubernamental, pero el gobierno panista de Irapuato argumentó que fue despedida por “no respetar el mobiliario urbano e infringir las normas que rigen a todo servidor público”.

Desde que Rosy subió las fotos en la fuente “mi vida se convirtió en un infierno, me acosan en la calle, hay memes sobre mí, atacan a mis amigas y bajaron todas las fotos que pudieron de mi perfil con el único fin de hacer una mofa de mi persona”, denunció.

Lamentó que las autoridades y la sociedad la convirtieran en una villana por posar en una fuente como prácticamente de pole dance.

“El pole urbano es una actividad que deriva de la disciplina de pole dance y cientos de chicas compartimos las más emblemáticas fotos en la ciudad”, explicó a través de un pronunciamiento en redes sociales.

Agregó que la han calificado de vulgar, irrespetuosa, inmoral, de corriente y de mala mujer, pero” yo no soy esa”.

La práctica del pole dance “ha cambiado mi vida” por el esfuerzo que significa practicarlo, pero medios de comunicación hicieron un escándalo y “hoy soy bandera de mal comportamiento y me han pedido la renuncia”, señaló la ex funcionaria.

“Me entero que estoy dada de baja por una foto en la que me juzgaron con desconocimiento, hoy lloro porque no tuve derecho a réplica. He ofendido a esta sociedad y me disculpo, pero no me arrepiento de practicar una disciplina tan difícil, no merezco ser juzgada tan duramente, ni mi hija merece verme humillada porque los periódicos me exhiben y me dañan”, señaló.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *