¿ACABARÁ CHINA COMUNISTA CON LA POBREZA RURAL EN EL 2020?

ENCUENTRO CON GOROSITO…

Faltan dos años, para que se cumpla el plazo que fijo el mandatario chino Xi- Jinping para erradicar la pobreza de las zonas rurales del gigante asiático. En los últimos años los resultados obtenidos en esta lucha comparativamente con otros países en vías de desarrollo han sido más que satisfactorios.

Sabemos que la inversión en estos programas es fundamental y el año pasado la misma fue de 25 mil millones de dólares dirigidos a superar esta lacra. La eliminación de la pobreza rural es un requisito clave para alcanzar la “sociedad acomodada” que las autoridades chinas desean para su pueblo y el término está presente en los documentos del Partido Comunista de China, partido gobernante que cuenta con 90 millones de miembros transformándose en una de las mayores agrupaciones políticas del planeta.

Para lograr este macro objetivo se ha dispuesto todo una infraestructura de dirección denominada: Grupo Dirigente para el Alivio de la Pobreza y el Desarrollo, el que está subordinado al Consejo de Estado, para garantizar el éxito de la misión. Xi- Jinping desde el 2012 que está al frente del Partido Comunista Chino, decidió combatir este flagelo pese a tener presente su complejidad.

En el XIII Plan Quinquenal de China (2016- 2020) para el desarrollo económico y social, se integró por primera vez la tarea de reducir la pobreza y se establecieron una serie de estrategias obligatorias que deben ser cumplidas por todos los organismos gubernamentales para lograr el objetivo.

Entre las medidas claves, está el desarrollo de industrias en zonas rurales a los efectos de brindar empleo; el traslado de poblaciones a zonas con mayores posibilidades de desarrollo, la universalización de la seguridad social, los servicios públicos y la educación. La lucha contra la pobreza es una aspiración milenaria del pueblo chino.

Políticamente a China, el obtener el éxito en esta lucha además de la satisfacción interna de los líderes y el pueblo, le proporcionaría un importante reforzamiento de imagen en el extranjero, dándole la posibilidad de fortalecer programas de desarrollo (AID) en América Latina, África y el sudeste asiático.

Aunque se perciben algunas dificultades; Xi se ha enfocado a las zonas rurales, descuidando la pobreza urbana, si bien muchos de los que la integran son migrantes rurales, no son la mayoría y China se ha “urbanizado” muy rápidamente y la miseria se hace presente en las ciudades.

La prisa, quedan dos años por cumplir la promesa del líder, esto hace que en China se podrían estar buscando soluciones superficiales o cosméticas, en lugar de abordar las profundas raíces de su pobreza que no sólo obedece al área económica sino que está presente la cultura y tradiciones, elementos que será necesario trabajar y que pasen generaciones para lograr una transformación real.

Si bien en los últimos 35 años, alrededor de 700 millones de habitantes, la gran mayoría de zonas rurales salieron de la pobreza, logrando China en ser el primer país en vías de desarrollo que cumplió el objetivo de las Metas de Desarrollo del Milenio de reducir la población que vive en la pobreza a la mitad en el año 2015, todavía falta mucho por hacer. El Presidente Xi- Jinping ha exhortado a los gobiernos de todos los niveles a intensificar las medidas de reducción de la pobreza con “precisión”, con características locales y buscando la innovación en los métodos de reducción.

La respuesta a la pregunta con que titulé este artículo es muy difícil, aún hay de 40 a 45 millones de chinos habitantes de zonas rurales que viven en la miseria; hagamos un comparativo, ese número equivale a la población total de la República Argentina. La presión es muy grande, máxime si tomamos en cuenta que el primer Objetivo de Desarrollo Sostenible para el 2030 es acabar con la pobreza en todas sus manifestaciones; año en el muchos analistas consideran que China será la primera economía del mundo.

¡Hasta el próximo encuentro…!

   Dr. (c) Washington Daniel Gorosito Pérez

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *