ATENDER 48 MILLONES DE NIÑOS REFUGIADOS PRIORIDAD MUNDIAL

ENCUENTRO CON GOROSITO…

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) presentó su informe denominado: “Acción humanitaria para la Infancia 2018”, en el que se da a conocer la dantesca cifra de 48 millones de niños que serán asistidos este año, los que están distribuidos en 51 países. Como comparativo digamos que el número es el equivalente a la población del Reino de España o de la República de Colombia.

Para trabajar con estos niños y poder lograr los objetivos propuestos, Unicef necesita unos 3600 millones de dólares. Se trabajará sobre tres pilares que son: agua, educación e higiene. Se proyecta proporcionar acceso a agua segura a 35.7 millones de personas; llevar educación a 8.9 millones de infantes, inmunizar a 10 millones de niños contra el sarampión; ofrecer apoyo psicosocial a 3.9 millones y brindar tratamiento contra la desnutrición severa aguda a 4.2 millones de niños.

Autoridades de Unicef- España, externaron: “Los niños que viven en contextos de emergencia son nuestra prioridad. Su infancia ha sido golpeada por conflictos o desastres naturales, su sufrimiento es inimaginable y no vamos a dejarlos solos”.

La misión: “Vamos a seguir trabajando sin descanso para que cada niño, esté donde esté pueda continuar yendo a la escuela, tenga acceso a agua y a atención médica y se sienta protegido”.

Si bien el total de refugiados es de 82 millones y todos son vulnerables, los 48 millones de niños que integran este grupo son los que viven de una manera más cruda los conflictos bélicos, la pobreza y las crisis por catástrofes naturales, de ahí que el programa está enfocado a ellos.

Los proyectos más importantes en los que se trabaja son la crisis del Zika, el genocidio que sufren los Rohingya en Myanmar o Bangladesh, donde los refugiados sobreviven en condiciones infrahumanas de riesgo permanente sanitario por las problemáticas de enfermedad y hacinamiento que se presentan.

Las zonas geográficas del planeta donde se concentra el mayor número de refugiados son el Medio Oriente y la zona norte del continente africano. Algunos de los países con mayor problemática son: Irak, Siria, Egipto, Jordania, Turquía, Líbano y Yemen, también tenemos a Nigeria, Somalia, Etiopía, la República Democrática del Congo y Sudán del Sur.

Un pilar fundamental en el proyecto de Unicef con los niños refugiados es la educación, con ella se persigue entre otros objetivos educar para prevenir abusos; que los refugiados conozcan el apoyo psicosocial y unido a esto que sepan tener la higiene y se sientan protegidos.

Tengamos presente que estos pequeños saben de sobra que es un conflicto y sus repercusiones, incluso en materia de salud les quedarán secuelas integradas a un estrés postraumático, que posiblemente les acompañen de por vida. Se presentan casos espeluznantes como por ejemplo en Yemen, donde la muerte por hambre unida a un brote de diarrea ha elevado la cifra de fallecidos a cifras muy preocupantes.

Recordemos que el 25% de los niños, uno de cada cuatro en el mundo reside en países que han sido afectados por conflictos bélicos o desastres naturales, lo cual nos lleva a la cifra de 535 millones de niños que viven en países afectados por estos flagelos.

Según Unicef en lo que va del año en Siria han fallecido o fueron heridos de gravedad mil niños, lo que hace un equivalente a uno por hora desde que inicio el 2018. Entre tanto dolor y sufrimiento de millones de niños resuenan las palabras de Su Santidad el Papa Francisco para la Jornada del Migrante y el Refugiado 2018, que espero tengan eco: “acoger, proteger, promover e integrar a los emigrantes y refugiados”.

¡Hasta el próximo encuentro…!

                                                         Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *