ISRAEL: LA KNÉSET APROBÓ LA LEY DEL ESTADO NACIONAL

ENCUENTRO CON GOROSITO…

La Knéset (Asamblea- Parlamento de Israel), aprobó luego de un largo y acalorado debate con 62 votos a favor y 55 en contra, la Ley que lo define como el Estado nación del pueblo judío. El hebreo será la lengua oficial (única), Jerusalén la capital: “completa y unida” y los asentamientos judíos se declaran de interés nacional.

La Ley declara: “el Estado de Israel como el Estado nacional del pueblo judío donde este aplica su derecho natural, cultural, religioso, histórico así como su derecho a la autodeterminación”.

Tengamos presente que hasta ahora no se había hecho mención a la identidad judía por la oposición de algunas corrientes judías y la existencia de minorías como la árabe, los palestinos que quedaron allí tras la creación de Estado de Israel en 1948 y constituyen un 18% de la población del país.

El impulsor del proyecto de Ley, el titular de la Comisión de Defensa y Relaciones Exteriores, legislador Avi Dichter, señaló: “Hoy en la Knéset, hemos concluido la labor de Hertzl y Ben Gurión, éste es un momento histórico que será recordado por muchos años”.

Mientras que el legislador árabe- israelí, Jamal Zahalka tuiteó: “Hoy nació una segunda República de Israel, racista, nacionalista, extremista y una ley ampara que haya dos tipos de ciudadanía, una más valiosa para los judíos y la segunda menos valiosa, para los árabes”.

La Ley también incluye el himno Hatikva (adaptado de un poema judío, que trata sobre el retorno del pueblo a Israel), la bandera blanca y azul con la estrella de David en el centro, una Menorá (candelabro judío), de 7 brazos con ramas de olivo en los extremos como símbolos del país junto al hebreo como lengua oficial.

Para los críticos del proyecto la Ley aprobada, fomenta un ámbito discriminatorio en la sociedad israelí al sobreponer la esencia judía del Estado sobre la democrática, lo cual podría incluso provocar condenas contra Israel a nivel internacional. Por su parte, los defensores del proyecto argumentan lo contrario, que iguala la esencia judía de Israel con el espíritu democrático.

El Primer Ministro Benjamín Netanyahu, acérrimo defensor del proyecto, externó que “la mayoría de los israelíes quieren preservar la identidad judía del país”, y que “la mayoría gobierna”.

Su contraparte el líder opositor Ehud Barack fue radical: “en las capitales del mundo, ningún líder cree ni una palabra de Netanyahu y su Gobierno, sólo una persona ciega, enferma, ignorante o servil puede dejar de reconocer que en Israel existe un proceso de erosión de la democracia” y “que este Gobierno hunde sus raíces en el fascismo”.

¡Hasta el próximo encuentro…!

Dr. (c) Washington Daniel Gorosito Pérez

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *