TU MENSAJE HA SIDO ENVIADO
kuali

CONTÁCTO

Cerrar
Inicio » Versatil » Ecología » CATALOGAN A SALAMANCA COMO CIUDAD VENENO

CATALOGAN A SALAMANCA COMO CIUDAD VENENO

  • Array

Kuali/Salamanca,Gto.– En menos de 8 meses la refinería “Ing. Antonio M. Amor” ha emanado de su planta catalítica nubes tóxicas, amarillentas que afectan a la salud de los salmantinos y hasta éste momento ninguna autoridad ha atendido el tema; incluso a raíz del sismo del 19 de septiembre pasado la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA), única competente para revisar a la petrolera, retiró su inspector de Salamanca y no se sabe cuándo estará de regreso.

La contingencia ambiental La tarde del jueves pasado, los salmantinos reportaron al sistema de emergencia malestares, “algo nos cala en los ojos, en la nariz y garganta al respirar y en la boca; es como amargoso”, dijo una persona cuando una nube amarillenta estaba sobre la zona centro de la ciudad.

Más tarde la Directora General de Medio Ambiente, María del Carmen Mejía Alba, confirmó que se recibieron reportes de malestar entre la población escolar de la secundaria 18 de marzo, y de la guardería no. 1 del IMSS.

Luego confirmó que se registró una emisión amarillenta proveniente del complejo de planta de la refinería local, “duró unos minutos, RIAMA reportó que fue generada por un fallo de mantenimiento que ocasionó un problema en el compresor 1J de la planta catalítica, lo que generó la emisión de vapor de agua, que dijo PEMEX, pero fue evidente que tenía residuos de hidrocarburos por el olor que se registró en gran parte de la ciudad; por seguridad se llevó a paro seguro la catalítica”.

Por la emisión de contaminantes, la Dirección General de Medio Ambiente, tomó muestras y se enviaron a la Universidad de Guanajuato para saber qué contaminantes se emitieron al aire. Además el Instituto Estatal de Ecología decretó la fase de vulnerabilidad, medida que obliga a realizar acciones para disminuir la generación de contaminantes previa a decretar precontigencia ambiental, a la que no se llegó porque el viendo ayudó a que se dispersara la nube tóxica.

Constante deterioro ambiental. De acuerdo a registros que se tienen en octubre del 2011, se registró una emisión de contaminantes mayor a la ocurrida este jueves y se interpusieron por ambientalistas y autoridades las denuncias correspondientes, pero hasta ahora nadie, ha hecho nada. De manera más reciente el 30 de enero, la planta catalítica volvió a registrar emisiones de contaminantes, igual una nube amarillenta surcó el cielo salmantino, también interpusieron las denuncias correspondientes y hasta ahora no se sabe en qué proceso se encuentran.

Las nubes tóxicas amarillentas, son las más visibles, sin embargo de manera constante se registran desfogues de las plantas de la RIAMA al medio ambiente y la calidad del aire se ve afectado y se nota por la intensa llama de los quemadores altos de la refinería que de manera inusual incrementan su intensidad que incluso llega a ser visible a distancias importantes, por ejemplo desde Irapuato. Salmantinos mutantes en ciudad veneno.

De acuerdo a diversos estudios realizados por ambientalistas e incluso por autoridades ambientales, los salmantinos son una especie mutante que ha sido sometida a altos niveles de contaminación, a la que se responsabiliza por los altos niveles de casos de cáncer, aunque las autoridades de salud, no los quieran relacionar.

Los ambientalistas como Maura Alicia Vázquez Figueroa, asegura que a Salamanca se le ha catalogado como ciudad veneno, por tener un alto índice de pasivos ambientales, como los lodos contaminantes que la empresa Quidesa depositó de manera irregular en el cerro de La Cruz y los residuos azufrosos que tiene Tekchem en sus instalaciones, “aparte de las millones de toneladas de contaminantes que respiran los salmantinos por la industria petrolera, eléctrica y petroquímica asentada en la zona”-

En los diversos foros los ambientalistas, exigen justicia ambiental, la que hasta ahora se ha cumplido, porque aseguran hay indolencia y omisión de las autoridades ambientales.

Leave a Comment